CONSIDERACIONES SOBRE LA PREPARACION A LOS CONCURSOS EN EL TIMBRADO ESPAÑOL

A veces olvidamos que el TE pertenece a la Canaricultura Deportiva y que por tanto su fin es competir y tratar de ganar en los correspondientes concursos a los que se presenta. Como cualquier atleta debe prepararse para competir en las mejores condiciones y en las competiciones en la que participa, los concursos, dar el máximo de si para demostrar su valía. A veces participa solo y otras en un equipo con otros 3 compañeros, eso ya lo conocéis todos.

El criador de TE es su preparador, debe conocer perfectamente las condiciones del pupilo que entrena y debe también saber que pretende de él, cosa que muchas veces olvidamos. El criador debe dominar dos aspectos que desde mi punto de vista se convierten en fundamentales: por un lado debe conocer la condición física-fisiológica del ser al que entrena y por otra debe conocer perfectamente las reglas de la modalidad en la que compite. Yo añadiría una tercera y es que al entrenador le deben gustar las características del animal que prepara, debe existir sintonía. Factores exógenos también participan en el resultado final, sobre ellos no podemos actuar pero son igual de importantes. A lo largo de este artículo iremos desarrollando como, dentro de lo posible, conseguir las mejores condiciones en cada uno de los aspectos que hemos reseñado, también hablaremos de esos factores ajenos que hacen intervenir el juego de la suerte en el resultado.

No todo el que cría TE pretende tener Campeones, es válida cualquier opción intermedia: desde el que solo tiene algún pajarito para alegrarse algún rato de ocio, hasta el que cría 200 ejemplares con fines eminentemente comerciales. Aquí desarrollaremos la faceta deportiva y de competición dirigida a obtener ejemplares con aptitudes de ganar campeonatos….de Asociación o Locales, Nacionales, Mundiales, son distintos pero en definitiva todos se rigen por los mismos parámetros anteriormente citados.

Como las premisas expuestas pueden dar opción al desanimo por no cumplir el preparador los requisitos exigidos (falta de conocimiento sobre las características físicas o fisiológicas de los canarios de canto, falta de conocimiento en profundidad de las reglas-código y por ultimo y para mí el más importante falta de personalidad, entendida aquí como imposibilidad para determinar el tipo de TE que satisface al propio criador, con el que sintoniza, aun cuando no influya en el resultado) podemos apuntar que existen equilibrios intermedios igual de satisfactorios, incluso más, aun cuando no se controle el conjunto del proceso al 100 %. Quiero aquí reseñar que cada criador debe darse por satisfecho, si hace todo lo que esta en su mano, con el resultado obtenido, es mas gratificante obtener un pájaro de primera categoría para un criador novel que empieza, que un premio para un criador consolidado. Es mucho mas gratificante tener buenas puntuaciones en pájaros que son de tu gusto, que premios con pájaros ajenos a tus intereses y gustos. Desde esa perspectiva tampoco he entendido nunca que se compren Campeones (pagando, a veces, importantes sumas) por la planilla sin preguntar de qué línea son o que características poseen.

Por último y antes de meternos en materia dejar claro otro aspecto (relacionado con el punto anterior) que me parece interesante apuntar y es el concepto de aficionado o amateur. Todo lo que vamos a exponer está pensado para criadores que tienen esta afición como hobby, es decir, se trataría de canaricultura deportiva amateur. El aficionado aquí, tiene limitado el tiempo, muchas veces el espacio y los recursos económicos de que dispone son relativamente modestos. Sin verlo desde esta perspectiva las cosas pueden ser totalmente distintas.

De cada uno de los 3 apartados desarrollados sucintamente a continuación se podrían escribir artículos mucho más extensos y de mayor profundidad teórica pero se desvirtuaría el objeto de este escrito que trata de dar una idea genérica y establecer bases para el conjunto de aficionados. No quita que en un futuro se puedan desarrollar si el interés así lo establece.

ELECCION DEL TIPO DE TIMBRADO ESPAÑOL A PREPARAR.

Este no es un punto totalmente necesario a tratar desde el punto de vista de la preparación del TE a los concursos, pero si es un punto prioritario a tener en cuenta por sus implicaciones en los demás. Lo mismo cuesta cuidar un timbrado español de una determinada línea, alimentarle, criar con él, prepararle, etc., que uno de otra completamente distinta y que no te satisfaga, por tanto, creo que previamente a cualquier otro aspecto, el criador-preparador debe dedicar un tiempo a escuchar timbrados de distintas líneas o tipos, hoy con internet es relativamente fácil, para que una vez elegido el que le agrade personalmente mas, el tiempo y esfuerzo dedicados en su selección, preparación y competición, se conviertan no en sufridas jornadas de sacrificio sino en agradables días de resultados y logros conseguidos.

Hay que saber que no todas las líneas, aunque requieren de los mismos esfuerzos, alcanzan los mismos resultados en porcentaje de pájaros aceptablemente validos, el criador debe ser consciente en todo momento de su elección.

Sé que es una de las decisiones más importantes y también difíciles, pues al principio no se tienen criterios suficientes para decidirse por un u otro tipo o línea. En ese caso recomiendo empezar con la que tengamos en el entorno-círculo de amigos de afición y asociación. De esta manera será fácil intercambiar información sobre criadores, ejemplares de similares características o complementarios con los nuestros, etc. Con el paso del tiempo cada uno se va dando cuenta (a veces no) de que a lo que dedica su esfuerzo le gusta o por el contrario siente interés por otras opciones, incluso dentro de la misma línea se puede ser muy selectivo al respecto. Siempre, aunque se sea una pequeña isla en el océano, recomiendo preparar y tener lo que le guste al criador, encontrará almas gemelas cercanas con las que compartir opiniones, vivencias y situaciones de similares complicidades. Aunque, siendo realmente conscientes, si el criador esta con el tipo de pájaro elegido en el sitio equivocado, lamentablemente en la canaricultura del TE actual, los esfuerzos para obtener resultados equiparables a la validez de los ejemplares preparados, pueden llegar a ser inconmensurables y sin resultados positivos a corto plazo.

La elección del tipo o línea de TE es personal, de pendiendo de aquel, la preparación específica será distinta, aunque la general sea la misma. Es esta preparación general sobre la que nos vamos a referir en este escrito.

CONOCIMIENTO SOBRE LAS NORMAS QUE RIGEN EN EL TE

El criador-preparador del timbrado debe ser un conocedor de las normas que se aplican en los certámenes donde participa. Ese conocimiento debe abarcar diferentes ámbitos:

Por un lado debe conocer las reglas específicas del concurso en el que participa para tomar las últimas decisiones antes de llevar sus ejemplares al concurso. Debe saber, para ese concurso, a qué hora se enjuician sus pájaros, que jaulas son las permitidas, si es a puertas abiertas o no, que otros criadores se presentan, incluso que jueces son los encargados de realizar el concurso. Con todo ello debe tomar las últimas decisiones, como hemos dicho, de si llevar equipos o individuales, llevar tal o cual equipo o pensar que debe acostumbrar al pájaro a otro tipo de jaula si las que tiene en casa no son las mismas que se van a utilizar en el concurso. El trayecto hasta el concurso y sus porteadores son otro factor a tener en cuenta, así como el recepcionado, en el caso de llevarlos alguien distinto. Mas de una vez en concursos de inscripciones numerosas y organizaciones complejas he visto pájaros sin agua o comida que ya al colocarlos sobre la mesa de enjuiciamiento se tenía la certeza que no cantarían, pájaros bañándose en los quince minutos del enjuiciamiento o tratando de pelar y jugando con una semilla de cañamón, etc. Algunos criadores, viejos zorros de los concursos, saben de la influencia final de todos esos, podíamos llamar aspectos secundarios, que pasan en los concursos y se ofrecen a colaborar, la mayoría desinteresadamente, pero alguno hay que cuando han pasado sus pájaros al juez desaparecen mágicamente. El conocimiento de lo que pasa con los timbrados-participantes en un concurso hasta su paso a la sala de enjuiciamiento es bastante interesante de conocer para así poder obrar en consecuencia cuando sea necesario.

Por otro lado, lógicamente, todo criador debe conocer con la mayor profundidad posible el estándar de los pájaros que prepara o cría. Muchos criadores han terminado, al final, como jueces de la especialidad, este es mi caso por ejemplo, en un afán de querer saber en profundidad todo sobre cada giro, ritmo o cualidad del canto que pueda servir para mejorar sus ejemplares. Se debe conocer cada giro y saber si determinado sonido que escuchas es un Timbre o un Cascabel por ejemplo. Con tiempo y dedicación se terminan conociendo todas los giros y aunque no se llegue a saber si ese Floreo Lento es de 15 o 18 Puntos, si se puede saber si es bueno regular o malo. Habrá giros que se le escapen al criador pero puede llegar a tener una idea de conjunto de los timbrados que tiene en tu casa y poder dar una opinión de, si en su conjunto, le son agradables o no. La mayoría de las veces los criadores no saben cuántos puntos tienen sus pájaros, pero se termina por demostrar que los pájaros más apreciados por el criador son, al final, los pájaros mejor puntuados. Pasados esos primeros comentarios, cuando se empieza, en el sentido de “este pájaro canta mucho” con el tiempo el criador pasa a apreciar si “este pájaro canta bien” y eso, en cierta medida, es debido a un aprendizaje del código por parte del preparador-criador y un escalón superior de formación, pues en ese punto se está con capacidad de chequear la calidad de los pájaros teniendo en cuenta la interpretación del código.

Cuantos mayores conocimientos se tengan, mayor capacidad tiene el criador de preparar mejor sus pájaros. Estas apreciaciones, teniendo el código como referencia, sirven en dos sentidos: por un lado para conocer que de bueno tienen mis pájaros y cuál de ellos lo hace mejor, así como por otro, en la parte preventiva, conocer quien lo hace mal y poder evitar que determinado defecto se extienda por el criadero pudiendo tirar por tierra el trabajo de todo un año.

CONOCIMIENTOS FISIOLOGICOS Y DE COMPORTAMIENTO DEL TE

A muchos de nosotros nos han gustado los animales en general desde pequeños. Unos han terminado en el Timbrado desde otras variedades de canarios o pájaros silvestres y otros han criado timbrados desde siempre. La mayoría, por tanto, ya saben bastante del comportamiento de las aves en cautividad y no hay que explicarles conceptos tan básicos como que no hacen “pipi” y “popo” por separado sino de forma conjunta. Si estamos en esta situación ya tenemos bastante ganado, si no deberíamos escribir otro artículo básico para completar este que de momento no vamos a realizar.

La principal característica del TE es que se trata de un canario seleccionado por sus virtudes canoras y es en ese punto donde nos vamos a extender mas. De antemano aclarar que no soy biólogo ni parecido y que por tanto el conocimiento que tengo en este campo esta basado en la escucha a compañeros, lectura (muchas veces critica) sobre artículos escritos, la observación y la lógica racional basada en la experiencia de años.

La preparación del TE comienza desde el mismo momento de su nacimiento pues se supone que desde ese momento los pollos ya empiezan a escuchar y se supone que también a aprender lo que escuchan. Por tanto si no se quiere poner maestros, no deberían estar en la misma habitación donde realizamos la cría de forma continuada. Si utilizamos maestros entonces no debería importarnos, salvo que no sean esos los que queramos poner como profesores.

Estarán en jaulones hasta que hayan mudado la pluma totalmente, para ejercitarse y desarrollarse físicamente de forma oportuna, eso aquí por Madrid nos lleva hasta finales de septiembre, depende también de las condiciones climáticas concretas de ese año y otros factores como inicio de la cría, etc. Después pasarán a jaulas individuales y para que el paso no sea muy traumático se deberán poder ver al menos durante una semana. Se trata de realizar esta acción en esas fechas para que estén todos los pájaros, o casi todos, con la pluma totalmente cambiada consiguiendo con este proceder que ese acto sea único y conjunto. Durante el tiempo en los jaulones si se opta por ponerles maestros (yo hasta el año pasado les ponía una pila de profesores, entre seis u ocho, que previamente había escuchado en su conjunto y el repertorio resultante me pareciera suficientemente completo, complejo y mejor que el año anterior con incorporación de aquello que les faltara o quisiera completar) éstos deberán estar cantando en ese periodo (el motivo de poner tantos maestros es porque van mudando sistemáticamente y así cuando empieza a mudar alguno y se calla, todavía siguen otros) Es un método difícil y complejo, con lagunas, pues se pueden poner a mudar todos a la vez y quedarte, de golpe, sin maestros, quedar solo algunas canciones y no escuchar las más interesantes, etc. Con los medios informáticos actuales la mejor opción es proyectar una canción con un programa de edición de sonido y que sea ésta la que sirva como base de aprendizaje. Tiene la ventaja de que no debería tener defectos y el inconveniente de que puede resultar muy artificial, pero en eso está el criterio del criador, para optar por el equilibrio adecuado, también requiere unos mínimos conocimientos técnicos que no todo el mundo tiene a su alcance. Si la base de la canción creada son los propios padres, con algunas incorporaciones accesibles, el resultado será cercano a lo pretendido, si la canción es un proyecto irreal no servirá nada mas que como música de fondo.

Si se opta por no poner profesores existe un método basado en separación por familias, muros acústicos, etc., con ello se pretende que canten sin influencias o inducciones externas. Sería también objeto de otro escrito.

Además de escuchar a los padres (y comprobar que alguno no se suba en exceso, repita o se encasquille por demasiado celo) o cerciorarse que no se ha quemado el aparato de audio por tanto trajín, también tenemos que estar atentos a los incipientes repasos de los pollos pues, como ya se sabe, hay algunos más adelantados que otros, observando que esos no tengan ningún defecto por pequeño que sea pues se convertirán en negativos profesores de sus hermanos. Conviene hacer, a veces, esos muros acústicos para minimizar percances mediante la distribución de familias en jaulones. La sofisticación puede llegar a límites insospechados, como decíamos al principio somos aficionados amateur con tiempo y espacio limitado, pero si me dieran una palanca y un punto de apoyo levantaría la Tierra.

Si volvemos a nuestros pájaros en jaulas individuales, después de una semana ya podemos impedir que se vean, empezaran a oírse entre ellos y al poco tiempo avanzarán en su canción bastante. Es el momento de irlos conociendo y para ello lo mejor es etiquetarlos en sus jaulas con su número de anilla, familia, etc., pocos datos pero que nos sirvan de referencia rápida.

Empieza el momento de pasar el primer filtro, tendremos que ir haciendo grupos de cuatro, irlos sacando, escuchándolos y comparándolos. No estaría demás tener un cuaderno cercano e ir haciendo anotaciones cada vez que los saquemos. Con tres pasadas ya estaríamos en condiciones (con los correspondientes comentarios realizados y anotados) de empezar a tomar decisiones. Deberemos dejar los que más nos gusten y completar las bajas en los grupos de cuatro con pájaros de similar voz, categoría, etc.

Quedarán para unos 50 pájaros criados, no más de 3-4 lotes para seguir moviéndolos y trabajando con ellos. Deberán aprender a cantar inmediatamente cada vez que salgan, los muy reticentes, introvertidos o descentrados no deben tenerse en cuenta para equipos, pues si fallan en casa también fallarán en el concurso, en individuales ese riesgo no es tan importante. El tenerlos en penumbra u oscuridad no es más que un mecanismo para enseñarles el acto reflejo de que cuando hay luz deben inmediatamente empezar a cantar, también como mecanismo de contención de facultades. No utilizar más del tiempo estipulado, si no cantan en los 15-20 minutos se guardan y hasta la siguiente, con su correspondiente anotación sobre esa incidencia. En poco tiempo se observan importantes avances en el canto, el desarrollo en esta época en el canto es rapidísimo en la mayoría de ejemplares, aunque los hay que se quedan en un estado hibernado de repaso, debido probablemente a aspectos relacionados con una mala muda (ya os digo hay temas que no controlo en su totalidad), esos, al final, tampoco sirven para concurso pues terminan cantando, a veces bien, pero en enero.

Para mediados de noviembre ya deberían estar preparados para ir a cualquier concurso. Tal vez quede solamente un equipo en el que se pueda confiar plenamente y otro un poco mas inferior en el conjunto de características (puede que se considere inferior porque rinde menos, no esta tan conjuntado, o simplemente porque son peores pájaros) no se deben desestimar ni desentenderse de ellos en el trabajo diario pues en cualquier momento un pájaro del primer equipo se pone afónico, se viene abajo, etc., y son ellos los que deberán coger el relevo. También quedarán entre cinco y siete pájaros que serán para individuales, por su calidad única contrastada, por su falta de homogeneidad con el resto, por su bonito aspecto o por cualquier otro motivo que se considere para realizar esa elección. El trabajo con ellos es el mismo que con los equipos, incluso en casa se pueden sacar de seis en seis, los tres que destaquen siempre serán los mejores individuales.

El siguiente trabajo, a partir de ese momento, es el mantenimiento durante el mayor tiempo posible en las mejores condiciones posibles de voz repertorio y armonía. Este trabajo requiere mucha habilidad pues los pájaros siempre tienen que estar al filo de la navaja, si están flojos no rinden al máximo y si están pasados ya no provocan las mismas agradables sensaciones. Depende también de la carga genética de los pájaros en cuestión, ya que algunos se mantienen de forma natural mejor que otros, eso se va aprendiendo con el tiempo.

En todo este proceso una de los aspectos más importantes es la observación y conocimiento profundo de los pupilos que estas entrenando, terminas conociendo la anilla y las características diferenciadoras de cada pájaro. Terminas conociendo en cada equipo quien es el primero que arranca a cantar, quien es el más vago y quien el más irregular con tardes maravillosas y tardes para devolverlo al corral.

Después del primer concurso ya se tendrán datos para los siguientes, pues allí se habrá podido contrastar la valía de los pájaros y su rendimiento, si el concurso es abierto también se habrá podido oír los pájaros de los demás y se podrán hacer comparaciones con los nuestros. Como los pájaros no están siempre igual y los jueces nunca son los mismos, si los pájaros tienen calidad (sino no merece la pena seguir) y no se ha conseguido el primer premio en el primer concurso hay que seguir insistiendo, no hay que desanimarse, hay que programar el siguiente concurso con el tiempo suficiente para volver a tenerlos en condiciones después de un tiempo de recuperación en casa, un nuevo chequeo y continuación de la metodología previamente puesta en marcha. Es recomendable empezar por concursos sencillitos de carácter Local para, si merece la pena, ir subiendo de categoría a concursos Regionales, Nacionales y en último caso el Mundial.

Como cada concurso es una semana, al final de temporada se habrá podido participar en cuatro o cinco concursos, ya con esa información se tiene una documentación importante de la valía de los pájaros y de si el trabajo realizado ha sido el correcto y adecuado. Si no, es momento de ir pensando en el nuevo año, hacer análisis crítico de los fallos cometidos, de las deficiencias de los pájaros (también de sus virtudes) y de cómo mejorar para la siguiente temporada donde “volverás” a sacar los mejores timbrados del mundo mundial.

IMPORTANCIA Y PONDERACION DE FACTORES AJENOS

Aun a pesar de tener controlado todo el proceso de preparación, de pensar que se tienen unos pupilos con posibilidades reales de ganar en cualquier contienda y de haber hecho como preparador todo lo humanamente posible, no hay que perder de vista que en los concursos de canaricultura deportiva hay demasiados factores sobre los que no se puede actuar. No hay que olvidar que estamos tratando con animales y que estos son en cierta manera impredecibles. Cuantas veces he oído a criadores “pues mis pájaros no fallan nunca, en mi casa siempre están cantando, no lo entiendo” ante la planilla en blanco con un NC o “Inicio el Canto”. También “ayer estaba perfectamente, cantando y hoy esta embolado” o afónico. “Que mala suerte van a salir los primeros de todo el concurso, me quedo sin opciones”. “¿Cómo es posible que el juez no le haya puesto campana? si me aburren con ese giro”.

Hay que tomárselo como lo que es, una afición para pasar un tiempo agradable con los amigos (aunque no haya que olvidar ese positivo afán de superación) siempre mirando el conjunto con calma, tranquilidad y perspectiva. Hay amigos que se transforman en los concursos, parece que les va la vida en ello, cualquier cosa que no ha salido a su gusto la convierten en un drama.

Concluyendo estos factores ajenos terminan al final teniendo una importancia y peso mayor del que a simple vista parece, sitúan a la actividad en una órbita más cercana al mundo de los juegos, donde el azar es un factor importante, que al de las actividades puramente de competición deportiva.

La cantidad de anécdotas que cada uno de nosotros podría contar….Esta actividad desarrollada en un ambiente distendido, de camaradería y de amistad es lo que debe primar por encima de todo. Así, aunque no se gane ni un concurso, el esfuerzo invertido habrá merecido la pena.

Ricardo J Rozas de la Cruz

No Replies to "CONSIDERACIONES SOBRE LA PREPARACION A LOS CONCURSOS EN EL TIMBRADO ESPAÑOL"


    Got something to say?

    Some html is OK